Compartir
Publicidad
Vegetariano por 21 días: el reto para saber si éste es tu estilo de vida
Wellness

Vegetariano por 21 días: el reto para saber si éste es tu estilo de vida

Publicidad
Publicidad

El sólo mencionar “me gustaría ser vegano” en una reunión con amigos y familia bastaría para generar un profundo debate que terminaría en una gran batalla campal. Si bien un dato innegable relacionado con el tema, es que la reducción de la proteína animal puede conducirnos darnos una gran recompensa a nuestra salud. Pero abrazar los beneficios de una dieta vegetariana no significa necesariamente comprometernos con los cambios al cien por ciento.

Para empezar, podemos simplemente disminuir la carne y los productos lácteos; puedes designar, por ejemplo, dos o tres días a la semana como "días veganos" o puedes tomar el reto de los 21 días y ver por ti mismo si tu conversión al veganismo (o al menos hacerte vegetariano) es apto para ti.

Como su nombre nos lo indica, este reto significa simplemente seguir una dieta vegetariana durante al menos tres semanas. Para empezar, hemos trazado una guía sencilla pero completa para ayudarte a compilar tu propio plan y dieta basada en frutas y verdura, aunque bien te podría ayudar si eres ya un vegano con experiencia.

Reemplaza, no te prives

Ser vegetariano no significa privarse de lo que nos gusta comer. Los nutrientes como los ácidos grasos omega-3, calcio, vitamina B-12 y demás esenciales son mucho más fáciles de obtener de la carne, los huevos, la leche y otros productos de origen animal. Un poco de investigación adicional en los valores nutricionales de diversos materiales vegetales es necesario para reemplazar aquello que queremos eliminar de nuestra dieta. Las legumbres y la soja, por ejemplo, son excelentes fuentes de proteínas, mientras que las nueces y semillas pueden ayudarte a obtener los ácidos grasos omega-3.

Cuenta las medidas y raciones

Hablar de las medidas es importante en cualquier dieta. Seguramente en cualquier producto te has encontrado con leyendas como "2 porciones de proteína" o "1 porción de grasa" y así sucesivamente. Estos por lo general se refieren a los siguientes estándares de volumen:

  • 1 porción de proteína es igual a 125 gramos de los granos o 2 cucharadas de nueces
  • 1 porción de grasa equivale a 1 cucharada de aceite vegetal o aderezo para ensaladas
  • 1 porción de granos enteros es igual a 125 gramos de arroz o pasta de grano
  • 1 porción de verduras o fruta equivale a 250 gramos de verduras crudas, 125 gramos de vegetales cocidos o una pequeña parte de la manzana.

El balance es lo que cuenta

Sharon Palmer, autor de "Plant-Powered for Life", nos presenta un menú muy recomendable medido en "porciones", tal como se ha descrito anteriormente, en el que no hay falla sobre los alimentos que debes consumir y en qué medida:

  • Desayuno: 1 porción de proteína, 1/3 de grasas esenciales, 2 de granos enteros, 2 de verduras y 1 fruta
  • Almuerzo: 2 porciones de proteínas, 1/3 de grasas esenciales, 2 de granos enteros, 2 de verduras
  • Cena: 2 porciones de proteínas, 1/3 de grasas esenciales, 2 de granos enteros, 2 de verduras, y 1 de fruta
  • Por último (y opcionalmente) para tus refrigerios diarios: 2 porciones de proteína, 1 de hortalizas y de frutas.

Súmale sabor a tu ‘comida de conejo’

Un error común acerca de la comida vegetariana es que le falta sabor, especialmente en las opciones de desayuno. Sin embargo, esto lo puedes solucionar en menos tiempo que el que te lleva pelar un plátano. Por ejemplo, a un tazón de avena simple le puedes sumar frutas frescas (licuadas o en trozos) como manzanas o fresas, frutos secos, canela en polvo, semillas de calabaza, semillas secas y demás ingredientes que te puedas imaginar.

Y por último: llévalo con calma

Lo peor que puedes hacer en este reto de 21 días es manejarlo como una meta que te ves obligado a cumplir. La idea no se trata de llegar al día 21 sin sucumbir a la tentación de correr por una hamburguesa. Se trata de vivir la experiencia de primera mano en ser vegano. Los beneficios de una dieta vegetariana son indiscutibles; la pregunta que este reto te pretende responder es si un régimen culinario a base de plantas se adapta a tu estilo de vida.

Si te preguntas el porqué de los 21 días, es porque es una duración ideal: no es demasiado tiempo que parece insuperable, pero es el tiempo suficiente para que puedas ver los efectos de una dieta de este tipo, si estás buscando en realidad volverte vegetariano, o incluso si simplemente quiere cambiar a un estilo de vida más saludable y estás en busca de opciones, el reto de los 21 días es una gran opción para intentar. Pero no et olvides de relajarte y descansar.

Referencias | Sharon Palmer

Imágenes | Pexels

En Trendencias Hombre | Un juego de niños hecho rutina fitness: el salto de cuerda como ejercicio completo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos