Compartir
Publicidad

¿Ejercitarse o descansar? ¿Qué hacer por nuestra salud cuando nos enfermamos?

¿Ejercitarse o descansar? ¿Qué hacer por nuestra salud cuando nos enfermamos?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el bajón en la temperatura que cada día se nota más, las enfermedades respiratorias están a la orden del día: gripa, tos y sus molestos síntomas se hacen presentes interfiriendo en nuestras actividades diarias haciendo que nuestra productividad y las ganas de incluso levantarnos de la cama sean nulas, y ni hablar de querer ponerse los tenis para salir a ejercitarnos. Hoy te hablamos de una duda que a muchos nos intriga: ¿es bueno para la salud ejercitarse mientras estamos enfermos?.

Ante la aparición de los primeros síntomas de una enfermedad respiratoria entramos en pánico y nos enfrentamos a lo peor: escurrimiento nasal, ojos llorosos, cuerpo cortado, dolor de cabeza y otros síntomas más de la gripe y el resfriado que nos achacan cuando la temperatura desciende, lo más lógico es seguir el consejo que cualquier doctor (y alguien que ya haya padecido la enfermedad) te daría: quédate en casa y descansa, pero si eres un hombre que no sabe mantenerse inactivo cumpliendo con sus rutinas de ejercicio tenemos noticias para ti, ya que puedes continuar ejercitándote estando enfermo.

El porqué de los síntomas de la molesta gripe

Nuestro sistema inmunológico es como una gran computadora central que está alerta ante la presencia y ataque de cualquier virus en nuestro organismo, si pensabas que la gripe era la culpable de que no puedas respirar correctamente o de que tu garganta no te dejara dormir por un malestar, estás equivocado.

La línea de defensa del sistema inmunológico se basa en reacciones químicas como la generación de mucosidad excesiva; reacciones físicas como el revestimiento mucoso en las vías nasales y la generación de células protectoras (antivirus, si quieres tomarlo de esa forma) en contra de los virus dañinos que atacan nuestro organismo. En sí, el sistema inmunológico toma la mucosidad, el lagrimeo y otros malestares físicos como una forma de protegerse y combatir los virus que causan la gripe.

¿Entonces es bueno hacer ejercicio estando enfermo?

La actividad física es recomendable y benigna incluso cuando estamos enfermos, pero en este caso no hay que caer en el exceso: una rutina de alto impacto genera una respuesta de estrés en el cuerpo al que estamos acostumbrados en situaciones normales, es decir, cuando gozamos de buena salud y acostumbramos a nuestro cuerpo a la flexión de los músculos, el sudor, la respiración excesiva o profunda e incluso al dolor, lo que se traduce en el crecimiento del volumen muscular.

Por ello, si quieres que tu sistema inmunológico trabaje a la perfección luchando contra el virus que te hizo faltar al trabajo, deberás también descartar tu cita diaria en el gimnasio, aunque el reposo absoluto que te recomiende el doctor no necesariamente tiene que traducirse en tumbarse en la cama por horas.

Actividad física en pro del sistema inmune

Si no puedes estar quieto o inactivo en tu propia casa, prueba a salir a caminar al aire libre (abrigado, claro está), practicar yoga o incluso si tienes la oportunidad ir a nadar o andar en bicicleta. Está claro que el reposo es una gran opción para dejar que los medicamentos y nuestro sistema inmune actúen por su propia cuenta, pero nunca está de más mantenernos activos con actividades de bajo impacto donde la frecuencia cardiaca no altere nuestro organismo.

Más información | Precision Nutrition

Imagen | Flickr

En Trendencias Hombre | ¡Tendencia a la vista! Los hombres del año de GQ adoptan el cárdigan bajo el traje

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos